lunes, 28 de diciembre de 2009

Cristian Astigueta

Cristian Astigueta por las gradas de la Catedral de Cusco.


noche de (los) muertos

me has llenado
de colillas
i cerveza caliente
el corazón
me has partido
dedos i pestañas
a golpe de luces
i saliva rara
me has bajado
de tu espalda
antes de acabar
la mejor canción
me has dejado
en medio de la pista
como látex anudado
después del amor


u n h a p p y

estás confundiendo la suerte
el humo i los decibeles
con cero punto cinco mgs.
estás bailando pale horses
mientras tus manos buscan
un latido entre sus tetas
estás dentro de una película
entre moscas de colores
no protagonista i repetido
estás perdido en una cama
con la mirada colocada
en las alas muertas de tus pies
estás disparando el semen
sobrante i fermentado
contra un frío cielo de papel


chica tarantino

con cuatro dientes
desperdigados
en el vestido azul
i mil flores tatuadas
en los labios
con un gran pedazo
de asco caliente
entre las piernas
un red apple
sin prender i
el don de matar
sin morir
chica tarantino
enviste las placas
de los autos e ingresa
al infinito tocador
al paraíso abrasador


indie

imagina que tu cuerpo
es un single una
canción solitaria
que envenena de humo
i colores ....millones
de glándulas en las niñas
psicotropeadas (que
no te pueden alcanzar)
imagina que puedes
caminar por las paredes
sin salpicarte de sangre
o de flashes ....imagina
que tu corazón al igual
que la basura i los perros
a la peor madrugada
sobrevivirá ....imagina
que eres (el) indie rock

Tacna, 1980. Estudió Periodismo en la Universidad Nacional de San Agustín, Arequipa; por entonces, arribó fugazmente a una banda punky: Pornostar; además se ha ejercitado como actor y director del Taller Experimental Teatro del Vacío y del Elenco Municipal de Teatro de Tacna; y ha publicado: Tenue Final de la Reina Beat ( 2006), Nuevos Colores Artificiales ( 2007), Nena/nena o el blues animal (2008). El 2008 obtuvo el Premio Regional de Poesía del INC de Cusco.

jueves, 24 de diciembre de 2009

viernes, 18 de diciembre de 2009

Chanove, el memorioso


Con una prosa de engañosa transparencia llega la entrega más reciente de Oswaldo Chanove: Cosas infames, una colección de cuentos brevísimos en los que asistimos a la edificación de una ciudad (Arequipa) a través de los diversos personajes que recorren sus calles en busca de sexo, diversión, amor y redención. Llama la atención la brevedad de los textos que obliga a Chanove a lucir una capacidad sintética propia de la poesía, que se nota en el delicado (aunque siempre fresco) encadenamiento de imágenes con el que se construyen las narraciones. Al sumergirnos en estas páginas, encontramos a personajes como un niño pirómano dispuesto a incendiar su propia casa para matar el aburrimiento suburbano, a un indigente que se entrevista a sí mismo, a criminales inofensivos dispuestos a confesar sus crímenes cotidianos y a varias novias que posan en diverso grado de desnudez frente a la cámara fotográfica del narrador.

Cosas infames
Autor: Oswaldo Chanove
Editorial: Estruendomudo
Nacionalidad: Peruana

Fuente: El Comercio.

jueves, 10 de diciembre de 2009

Nacho Vegas: "Ocho y medio"



Tema que compone el LP Desaparezca aquí (2005), más detalles aquí.

miércoles, 2 de diciembre de 2009

Óscar Saldívar

Óscar Saldívar inscribiendo grafías en Edificaciones trashumantes.

V

Siempre hay una estación sin destino
Cuando el desencanto descubre las raíces del dolor

El universo inasible
Llamando desesperadamente a los muertos

Éste ...ése ...aquél
Una constelación de cuerpos estrellados


VII

Ya no quiero descansar
Ni en el patio ni en el parque ni en el sueño
Porque yo sé que ineludiblemente no podré sostenerme

Y aunque he tratado de ausentarme sin ruido ni misterio
Sencillamente no he podido mezclar mi cuerpo con el aire

Y una vez más
Desbocado en la esquina más profunda de mi casa
Espero el sabor puntual de la amargura


XVII

Yo corrí con ellos, yo los vi correr
Antonio Cisneros

Después de la desilusión
Tabaco y ron

Cuántas veces
La travesía inagotable
El total desparpajo
Amaneciendo sumergidos
En el fondo de los parques
Con la hierba encendida
Iluminados
Bajo el abrigo de las farolas
Sustentando los principios elementales del hartazgo
Instalados
En el paisaje inusitado
De las formas nocturnas
Delirando
Como gatos
Esbeltos despanzurrados

Antes que el sol empiece a girar en el asfalto
Esas avenidas pálidas y empinadas
Encausan la vanguardia hacia el último trago


de Edificaciones trashumantes.


ebrios

sólo cuando fornicamos
encajamos irremediablemente

sólo cuando estamos poseídos
embotamos los sentidos en una vorágine absoluta

si estamos agonizando
es porque el amor sólo sabe hacer estragos

no hay abismo planetario
que no hayamos rebalsado
como dos murciélagos ensangrentados


alégani

la suave inquietud de recostarte
................a la orilla de la madrugada

aletea pa' este lado disecado
................entra, ansío tus orejas desmedidas

el suspiro audaz ocultando la inevitable
................luz que dilatas

no borres la distancia que me otorgan tus
...............pestañas
como un faro arrepentido

la tenue y sencilla resignación de
...............entregarte a pedazos

corriges la respuesta sedienta que
...............convulsionas
sin darte cuenta

garabatea en mi cara tus temores
y abrígame la pena de pensarte entera


sangría

entonces lancé tus ojos al desierto
tu garganta extasiada parió lagartos a despecho

colmaste la poca muerte que guardaba
para cuando tuviéramos tiempo

danzan los murciélagos una manzana tormentosa

la palabra se rompe ahuyentando las miradas que construimos

sacúdeme los piojos de alucinarte a gritos

se diluye el rencor por un atajo que había
que había en las tardes asesinas cuando no llegabas

tus dientes salados arañan la paciencia de esconderme
pasas incompleta sospechando que equivocaste el camino
desde adennntro

giras las puertas huesudas que son tus piernas tréMULAS
tu vientre aúlla una noche extenuada

la piel se te escapa y me busca como una cobra destetada
pierdes el tiempo (ya no existo) pero prefieres perder
el tiempo

y te repartes como lluvia sobrante que regresa a su techo


de Cuerpos reptantes.

* Arequipa, 1980. Estudió Literatura y Linguística en la Universidad Nacional de San Agustín, Arequipa. En el 2001 propició, junto a otra gente, la turba literaria Orgios. Ha publicado los poemarios Hemiplexia (2002), Edificaciones trashumantes (2005, 2007) y Cuerpos reptantes (2009).

martes, 1 de diciembre de 2009

Carlos Tapia

El poeta Carlos Tapia, recientemente, ha ensamblado diversos registros que originan el formato al que denomina "poesía electrónica".

A Federico Holderlin

Crucificado a la esquina
silbido y bocina
barbado el náufrago de la razón
Después del mar de acuarela
las burbujas ardientes, vidriadas
acaba la dulce tarde, donde viví
empinado
entre los árboles chillones
Bajo una corona de moscas
cagada la túnica
crayolas fungen de sandalias
Pero el cielo, tenso hasta el insulto
acerca pupilas pantanosas
dejando umbrales rotos
colegios derruidos
Y la dura mirada del héroe
esquiva el error, ocultando entre
su cáscara de tela, latigazos salobres
que la noche firmará como suyos
Guiado por estatuas parlantes
abrazando escaleras y muletas
ante el océano aéreo
Y cae la lluvia
párpados de mentira
manos ligadas en piano cómplice
bajo arrugas y sonrisas


Nocturno

Un Cielo quiebra el pecho de un pastrulo
abre un rostro
y moja mi sueño
con tinte de resentimiento

Todo para mí tiene la violencia de lo oscuro
y la luna corazón de fantasma
muerde caminos mal iluminados
hacia ese
tu nombre de farmacia

Quiero un caramelo y me rechaza
esa armonía de bolero y vaso

Para mí el paisaje roto de la espalda
para mí anverso y reverso en las manos
la inocencia ajena
cerrada y vacía como balneario invernal

para mí sangre y grasa
recuerdo de un asado navideño

para mí tu mirada desierta
hasta que la demencia suene
a un consejo más


1


Alguien llora frente al mar
echa una botella después de meterse dentro
la ve alejarse y regresar y alejarse
tumbos como latidos desapareciendo


2


Alguien no llora frente al mar
le pregunta desconfiado las causas de su mudez
de estas lágrimas secas
como botellas vacías


3

El mar
eyaculando espumas eternas
como un adolescente

de Música para afeitarse.

* Lima, 1971. Realizó estudios de Literatura en la PUCP y Artes en la UNSA; en 1997 obtuvo el primer premio en los Juegos Florales de la UNSA; ha publicado el poemario Música para afeitarse (1998); actualmente se dedica a la docencia e investigación.