jueves, 12 de febrero de 2009

Vigoroso espasmo

Una tarde no muy lejana Julio Mauricio Pacheco Polanco, así estila presentarse, comenta, entre otras cosas que la memoria neblina su reflejo, que tiene guarida en el YouTube; así fue:





En video posteado se le percibe en una de sus habituales, enérgicas y genuinas performances, esta vez en auditorio universitario, dando inicio a "El impulso de mi corazón", que conforma su ópera prima El viejo libro de cuero del manut (2004):


El impulso de mi corazón

tu corazón es libre
ten el coraje de seguirlo


No preguntaré por las flores que se marchitaron en primavera
Ni por los ríos que se secaron antes de llegar al mar
No cantaré a los vacíos de Corazón
Aquellos que con su conciencia niegan sus deseos

No rezaré por los que se consideran muertos
Mi oración va hacia aquellos que encuentran una razón
A los que con valor se equivocaron y no sucumbieron
A los que en algún entonces contemplaron la oscuridad
y temblando decidieron seguir adelante por el deseo de su Corazón.

No preguntaré por tu ayer pues en todos hay una historia por contar
y acaso cada quien halla sus propios argumentos para excusarla
y yo no quiero saber tanto de tu pasado
Sin ti o sin mí algo pudo ser diferente
Contigo o conmigo algo pudo cambiar ¡Algo puede cambiar!

No cantaré tampoco por tu mañana
la antorcha que ilumina tus días sólo podrá ser encendida desde tu interior
Cuando tu Corazón desee
Cuando tu Corazón anhele.

No me preguntaré si existe Dios
ni tampoco perderé mi tiempo en juzgarlo
Abrazaré todo mi universo en mi poema
Y me uniré con los demás hombres
Por la fuerza de mi Corazón
Y si antes vi flores marchitas
Y si antes vi ríos secarse
No me detendré
Seguiré libre entre desiertos y ciudades
pues seguiré siempre
El Impulso de mi Corazón.


Antros y desiertos

Viejas cavernas y aún recuerdo las pieles del mamut
y también a las hembras gordas
flacas y alguna que otra perfecta.
Tiempos de espada, coraza y casco de hierro
(y de los cinturones de castidad también)
Tiempos de héroes y de guerras
de los grilletes atando esclavos en grandes caravanas
y de las ciudadelas sin límite
donde el caminante bañado en alcohol y mierda
cabalgaba hasta llegar al horizonte
matando y sobreviviendo
y llevándose los colmillos para eso de los collares
y algunos dedos como patita de conejo
Cúpulas Animales
Tiempos Salvajes
de la guerra cruel y humana
y del amor comprado después de la batalla
Mil cúpulas, mil humanos entonces en Evolución.

No hay comentarios: